Comparación entre una cuenta corriente y una cuenta de ahorros: ¿Cuáles son las diferencias y cuál es la que necesito?

A smiling man takes a picture with his smart phone of a check or paycheck for digital electronic depositing.Image: A smiling man takes a picture with his smart phone of a check or paycheck for digital electronic depositing.

In a Nutshell

Las cuentas corrientes están pensadas para las transacciones cotidianas, mientras que las cuentas de ahorros están diseñadas para ahorrar su dinero y ayudarlo a crecer.
Nota editorial: Credit Karma recibe compensación de parte de anunciantes terceros, pero eso no afecta las opiniones de nuestros editores. Nuestros socios de marketing no revisan, ni aprueban, ni patrocinan nuestro contenido editorial. Este contenido se presenta de la manera más precisa posible al momento de publicación.
Advertiser Disclosure

Creemos que es importante que entienda cómo ganamos dinero. Es bastante simple, en realidad. Las ofertas de productos financieros que ve en nuestra plataforma provienen de compañías que nos pagan. El dinero que ganamos nos ayuda a darle acceso a puntajes e informes de crédito gratuitos y nos ayuda a crear nuestras otras excelentes herramientas y materiales educativos.

La compensación puede influir en cómo y dónde aparecen los productos en nuestra plataforma (y en qué orden). Pero como generalmente ganamos dinero cuando encuentra una oferta que le gusta y que aprovecha, tratamos de mostrarle ofertas que creemos que son una buena opción para usted. Es por eso que ofrecemos características como las Probabilidades de Aprobación y estimaciones de ahorro.

Por supuesto, las ofertas en nuestra plataforma no representan todos los productos financieros que existen, pero nuestro objetivo es mostrarle cuantas mejores opciones podamos.

¿Está tratando de decidir entre abrir una cuenta corriente o una de ahorros?

¿Y por qué no las dos?

Estos dos tipos de cuentas bancarias por lo general van de la mano. Mientras que una cuenta corriente le permite hacer sus compras y pagar facturas, una cuenta de ahorros le ayuda a guardar dinero para el futuro. Dado que tienen propósitos diferentes, puede haber espacio para las dos cuentas en sus metas financieras a largo plazo.



¿Cuáles son las diferencias entre una cuenta corriente y una cuenta de ahorros?

Hay algunas diferencias clave entre las cuentas corrientes y las de ahorro. Mientras que las cuentas de ahorro le incentivan a hacer crecer su dinero, las cuentas corrientes le facilitan los gastos.

Por eso, las cuentas de ahorros suelen ganar intereses y cobrar menos recargos, pero también complican un poco más el acceso al dinero en efectivo. Las cuentas corrientes, por otro lado, facilitan el pago de las cosas, a menudo mediante el uso de cheques, tarjetas de débito, cajeros automáticos y pago de facturas por Internet.

Lo que debe saber sobre una cuenta corriente

¿Cómo funciona una cuenta corriente?

Hay cuentas corrientes de todas las formas y tamaños: las hay normales, sin recargos (en inglés), con intereses, con recompensas, cuentas corrientes por Internet y cuentas corrientes de segunda oportunidad (“second chance”). Pero en esencia, todos estos tipos de cuentas corrientes (en inglés) le ayudan a pagar las cosas que necesita.

Cuando usted deposita dinero en una cuenta corriente, puede hacer todos los retiros que necesite para cubrir los gastos que hace habitualmente. Algunas cuentas corrientes incluyen cheques, los que puede utilizar para realizar pagos. También puede tener acceso a una tarjeta de débito, la que puede utilizar para hacer compras en línea y en tiendas además de retirar dinero en cajeros automáticos (ATM). Otra forma habitual de acceder y utilizar los fondos de una cuenta corriente es configurar pagos recurrentes de facturas por Internet.

Las cuentas corrientes no suelen pagar intereses. Las que sí lo hacen, como las cuentas corrientes de alto rendimiento o las cuentas del mercado monetario, pueden tener límites en el número de transacciones que puede realizar cada mes, o un saldo mínimo en la cuenta para evitar cargos. Antes de decidir qué tipo de cuenta corriente es la mejor para usted, consulte con su banco o cooperativa de crédito para conocer todo lo que dice la letra pequeña.

¿Por qué necesita una cuenta corriente?

En pocas palabras: una cuenta corriente le facilita el pago de los gastos rutinarios o diarios. Si usted sigue un presupuesto, puede dejar en su cuenta corriente el dinero justo para cubrir las facturas y otras necesidades y poner el resto en los ahorros.

¿Cuáles son los costos de las cuentas corrientes?

Los cargos que se cobran por una cuenta corriente varían según el banco. Algunos bancos pueden cobrar una comisión de servicio mensual (también conocida como cuota mensual de mantenimiento si no cumple los requisitos de saldo mínimo. Es posible que no tenga que pagar estos cargos si cumple otros requisitos, como, por ejemplo, recibir su cheque de sueldo por medio de depósito directo.

Si quiere emitir o hacer cheques, es posible que tenga que comprar una chequera. También podrían cobrarle cargos por utilizar cajeros automáticos fuera de la red para hacer retiros de dinero de su cuenta.

Si gasta más dinero del que tiene, también podría recibir un cargo por sobregiro o por falta de fondos (en inglés) Cuando abra su cuenta, asegúrese de entender cuándo se le puede cobrar un cargo por sobregiro, y cómo puede optar por los costosos programas de protección contra sobregiros.

Cómo elegir una cuenta corriente

A la hora de elegir una cuenta corriente, asegúrese de saber bien cómo piensa gastar su dinero. Éstas son algunas de las preguntas que debe hacerse.

  • ¿Voy a hacer cheques con frecuencia?
  • ¿Voy a utilizar regularmente una tarjeta de débito para pagar las compras en línea y en las tiendas?
  • ¿Necesito acceso a un cajero automático para retirar dinero en efectivo?

Algunas cuentas corrientes ofrecen todas estas herramientas financieras, pero otras no. Una vez que sepa cómo va a utilizar su cuenta corriente, puede buscar una que ofrezca las características que más le interesan.

Lo que debe saber sobre una cuenta de ahorros

Cómo funciona una cuenta de ahorros

Las cuentas de ahorro (en inglés) le ayudan a hacer crecer su dinero. Cuando deposita dinero en su cuenta de ahorro, el banco le paga intereses (en inglés).

Como el objetivo es ayudarle a que aumenten sus ahorros, el banco puede limitar el número de retiros que puede hacer de su cuenta cada mes. Por eso es mejor depositar el dinero que usted no necesita utilizar con frecuencia.

¿Por qué necesita una cuenta de ahorros?

Una cuenta de ahorros puede ayudarle a prepararse para gastos mayores. La puede utilizar para crear un fondo de emergencia, hacer un gasto inesperado o ahorrar para objetivos importantes en su vida, como comprar una casa o un carro, pagar la universidad o ir de vacaciones.

Aunque es posible que no gane tantos intereses como con otras inversiones, puede estar tranquilo y confiar que su dinero está protegido hasta una determinada cantidad por la FDIC en la mayoría de las cuentas bancarias y por la National Credit Union Administration en la mayoría de las cuentas de las cooperativas de crédito.

¿Cuáles son los costos de una cuenta de ahorros?

Al igual que con las cuentas corrientes, los cargos que se cobran por una cuenta de ahorro varían según el banco.

El objetivo de las cuentas de ahorro es que le ayuden a aumentar su dinero. Pero si usted utiliza su cuenta de ahorros como una cuenta corriente, haciendo retiros de dinero continuamente, su banco podría cobrarle una comisión por hacer más de seis retiros al mes.

Su cuenta de ahorro también puede cobrar un cargo mensual por servicio si no cumple los requisitos de saldo mínimo.

Aunque estos cargos son habituales en los bancos tradicionales, es posible encontrar en línea una cuenta de ahorro que no cobre comisiones (en inglés).

Cómo elegir una cuenta de ahorros

Antes de solicitar una cuenta de ahorros, es importante considerar cuáles con las características más importantes para usted. Estas son algunas de las preguntas que puede hacerse.

  • ¿Quiero una cuenta de ahorros que gane mucho en intereses?
  • ¿Quiero una cuenta de ahorros que no me cobre recargos?
  • ¿Prefiero una cuenta de ahorros que me permita ir a una sucursal local y hablar en persona con un empleado de confianza?

¿Qué sigue?

Las cuentas corrientes y las de ahorro se complementan entre sí, como dos piezas de un rompecabezas.

En lugar de elegir entre ellas, usted podría considerar la posibilidad de tener una de cada una. Podría mantener suficiente dinero en su cuenta corriente para pagar sus facturas y otras compras cotidianas, y poner el resto del dinero que no tenga que gastar de inmediato en su cuenta de ahorros, para que gane intereses.