¿Qué es una cuenta corriente?

Woman signs a check in her home office.Image: Woman signs a check in her home office.

In a Nutshell

Una cuenta corriente es una cuenta en una institución financiera que usted puede utilizar para depositar y almacenar dinero, pagar facturas y realizar retiros de dinero.
Nota editorial: Credit Karma recibe compensación de parte de anunciantes terceros, pero eso no afecta las opiniones de nuestros editores. Nuestros socios de marketing no revisan, ni aprueban, ni patrocinan nuestro contenido editorial. Este contenido se presenta de la manera más precisa posible al momento de publicación.
Advertiser Disclosure

Creemos que es importante que entienda cómo ganamos dinero. Es bastante simple, en realidad. Las ofertas de productos financieros que ve en nuestra plataforma provienen de compañías que nos pagan. El dinero que ganamos nos ayuda a darle acceso a puntajes e informes de crédito gratuitos y nos ayuda a crear nuestras otras excelentes herramientas y materiales educativos.

La compensación puede influir en cómo y dónde aparecen los productos en nuestra plataforma (y en qué orden). Pero como generalmente ganamos dinero cuando encuentra una oferta que le gusta y que aprovecha, tratamos de mostrarle ofertas que creemos que son una buena opción para usted. Es por eso que ofrecemos características como las Probabilidades de Aprobación y estimaciones de ahorro.

Por supuesto, las ofertas en nuestra plataforma no representan todos los productos financieros que existen, pero nuestro objetivo es mostrarle cuantas mejores opciones podamos.

Las instituciones financieras, como los bancos y las cooperativas de crédito, ofrecen varios tipos de cuentas para ayudarle a ahorrar y a gastar su dinero. Las cuentas corrientes son la manera principal de pagar facturas, recibir depósitos y acceder a su dinero en efectivo.

Y las cuentas corrientes pueden ser herramientas poderosas. Muchas le permiten automatizar algunas de sus finanzas, ayudándole a mantenerse dentro de un presupuesto (en inglés) y a cumplir sus objetivos financieros, a la vez que le proporcionan un espacio seguro para guardar su dinero hasta que lo necesite. 



¿Qué es una cuenta corriente?

Una cuenta corriente es un tipo de cuenta bancaria que usted puede utilizar para recibir dinero, depositar fondos y realizar pagos o retiros de dinero. Mientras que una cuenta de ahorro se utiliza para guardar su dinero y ayudarle a crecer con el tiempo, una cuenta corriente está diseñada para guardar su dinero durante un corto periodo de tiempo hasta que lo retire o lo utilice para pagar una factura.

¿Dónde puedo encontrar una cuenta corriente?

Los bancos y las cooperativas de crédito suelen ofrecer cuentas corrientes. Pero también hay otras fuentes, como los neobancos (en inglés), que son instituciones en línea que ofrecen servicios similares a los de un banco. Y, por supuesto, los bancos tradicionales suelen ofrecer otros productos, como cuentas del mercado monetario y certificados de depósito.

¿Cuál es la diferencia entre las cuentas de ahorro y las cuentas corrientes?

Las cuentas corrientes y las cuentas de ahorro (en inglés) tienen dos diferencias fundamentales.

Las cuentas corrientes están diseñadas para ser cuentas funcionales en las que se almacena temporalmente el dinero para las transacciones cotidianas. Puede utilizar su cuenta corriente para extender un cheque para pagar el alquiler o la hipoteca, para comprar un café por la mañana con su tarjeta de débito o para retirar dinero de un cajero automático.

En cambio, las cuentas de ahorro están destinadas para almacenar dinero durante más tiempo. Y como muchas pagan intereses, también pueden ayudarle a aumentar sus fondos.

¿Por qué necesita una cuenta corriente?

Aquí le compartimos un par de razones para tener una cuenta corriente.

Conveniencia

Las cuentas corrientes facilitan las operaciones bancarias de varias maneras.

  • Depósito directo — Al tener los cheques de su sueldo depositados automáticamente en su cuenta corriente, usted elimina la necesidad de ir al banco a cobrar o depositar su cheque (en inglés) cada vez que le pagan.
  • Cajeros ATM — Puede acceder a su dinero en cualquier momento y lugar utilizando los cajeros automáticos. Tenga en cuenta que puede tener que pagar un recargo si utiliza un cajero automático fuera de la red, pero a veces los bancos o las cooperativas de crédito renuncian a esos recargos si usted cumple ciertas condiciones, como tener un depósito directo.
  • Servicio de pago de facturas — Muchas entidades financieras le permiten configurar el pago de facturas para que pueda pagarlas electrónicamente, directamente desde su cuenta corriente, un servicio también conocido como “bill pay”. Puede hacerlo accediendo en línea a su cuenta bancaria. La ventaja: se acabaron las preocupaciones por olvidarse de extender un cheque a tiempo para enviarlo por correo, o de que los pagos se pierdan o lleguen tarde al correo. Y si tiene la opción de pago automático de facturas, puede configurar el pago para que se abone automáticamente, lo que significa que no tendrá que preocuparse de olvidar entrar al internet para realizar el pago.
  • Tarjetas de débito — Las tarjetas de débito (en inglés) le permiten acceder al dinero de su cuenta pasando la tarjeta e ingresando un número de identificación personal (o PIN, por sus siglas en inglés). Esto le facilita hacer sus compras o sacar dinero en efectivo.

Seguridad y protección

Como ya mencionamos, tener el dinero escondido bajo el colchón no es necesariamente algo seguro. Las instituciones financieras pueden guardarle el dinero. Y aunque abrir una cuenta bancaria significa compartir su información personal y financiera con un tercero, las instituciones financieras deben ser proactivas a la hora de proteger su información.

Además, muchos bancos están asegurados por la Federal Deposit Insurance Corporation, y muchas cooperativas de crédito están aseguradas por la National Credit Union Association. Esto significa que, si la institución financiera quiebra, la aseguradora le reembolsará hasta una determinada cantidad: hasta $250,000 por depositante para cada tipo de cuenta cubierta en cada institución asegurada.

Tipos de cuentas corrientes

A la hora de elegir una cuenta corriente, usted debe comparar los recargos, las redes de cajeros automáticos, las restricciones sobre el saldo inicial y cualquier otra característica que sea importante para usted, como recibir intereses sobre su dinero. Los siguientes son algunos de los tipos de cuentas corrientes más comunes.

Cuenta corriente tradicional

Las cuentas corrientes tradicionales se pueden encontrar en la mayoría de las instituciones financieras tradicionales. Son buenas si desea poder entrar en una sucursal y obtener ayuda. Las características y los recargos pueden variar dependiendo del banco.

Cuenta corriente en línea

Si no necesita acceder a una sucursal física, las cuentas corrientes en línea pueden ser una buena opción. Suelen ofrecer tasas de interés más altas para su dinero, menos recargos y redes de cajeros automáticos más amplias.

Cuenta corriente con altos intereses

En una cuenta corriente con altos intereses, usted puede ganar dinero adicional y hacer crecer su cuenta. Pero esas cuentas suelen tener requisitos de saldo y de transacciones.

Cuenta corriente para estudiantes

Algunas entidades financieras ofrecen cuentas corrientes para estudiantes (en inglés), a menudo eximiendo los cargos de mantenimiento hasta que se alcanza una determinada edad, normalmente los 24 años.

Bank of America ofrece una cuenta corriente para estudiantes que estén matriculados en la escuela secundaria, una escuela de formación vocacional o la universidad, y que sean menores de 24 años. Bank of America renunciará a la cuota mensual de mantenimiento de $12 si el estudiante cumple estos requisitos.

Tenga en cuenta que si el estudiante es menor de 18 años, puede ser necesaria una cuenta conjunta con uno de los padres o con el tutor.

Recargos de las cuentas corriente

Aunque las cuentas corrientes pueden ser convenientes, pueden tener algunos costos. Incluso las cuentas corrientes gratuitas que no cobran cuotas de mantenimiento mensuales pueden dejarle sujeto a recargos de terceros si, por ejemplo, utiliza un cajero automático fuera de la red de su banco.

Los siguientes son algunos de los recargos más comunes que debe conocer.

Cuotas de mantenimiento

Muchas cuentas corrientes tienen cuotas mensuales de servicio o mantenimiento (en inglés). Algunas instituciones financieras le eximen de la cuota mensual si cumple con determinados criterios, como tener un saldo mínimo o ser titular de más de una cuenta en el banco. Asegúrese de leer la letra pequeña para entender todos los requisitos.

Cargos por sobregiros

Cuando no tiene fondos suficientes en su cuenta para cubrir sus transacciones, se le puede cobrar un cargo por sobregiro.

Puede vincular una cuenta corriente, de ahorro o una línea de crédito adicional a su cuenta para evitar este cargo. Pero tenga en cuenta que, aunque puede evitar un cargo por sobregiro de esa manera, algunos bancos pueden cobrar otro recargo diferente por utilizar este servicio (esto está permitido siempre que el banco le informe del recargo).

Algunos prestamistas le permiten configurar alertas para que le notifiquen por mensaje de texto o correo electrónico cuando su saldo esté bajo, lo que hace más fácil evitar los cargos. También puede configurar alertas de cuenta a través de Credit Karma si vincula una cuenta financiera en línea a su cuenta de Credit Karma y configura sus preferencias de monitoreo.

Recargos adicionales

A veces, las entidades financieras agregan recargos adicionales. Estos recargos pueden incluir recargos por estados de cuenta adicionales, recargos por pedidos de cheques, recargos por giros postales, recargos por tramitación legal y más. Lea la letra pequeña y asegúrese de entender bien todos los recargos antes de abrir una cuenta.


Próximos pasos

Si está listo para abrir una cuenta corriente, esto es lo que hay que hacer.

  • Infórmese bien sobre las instituciones financieras. ¿Prefiere una cooperativa de crédito local? ¿Un gran banco nacional con muchas sucursales? ¿Un banco en línea con buenas tasas de interés? Asegúrese de consultar también los comentarios en línea de los clientes.
  • Una vez haya reducido su lista a unas pocas instituciones, verifique qué tipo de recargos tendrá que pagar y qué tipo de beneficios puede tener la cuenta.
  • Una vez haya seleccionado su banco preferido, estará listo para solicitar una cuenta corriente. Tendrá que reunir sus documentos personales y preparar su depósito.

About the author: Ashley Chorpenning is a personal finance writer and content creator. In addition to being a contributing writer at Credit Karma, she writes for solo entrepreneurs and Fortune 500 companies. Ashley has a Bachelor of Bu… Read more.