¿Qué es una tarjeta de débito?

Young cheerful couple shopping online at homeImage: Young cheerful couple shopping online at home

In a Nutshell

A la hora de hacer sus compras, una tarjeta de débito es una alternativa al dinero en efectivo. Esas tarjetas, por lo general están vinculadas directamente a una cuenta corriente. Cuando se utiliza una tarjeta de débito para comprar algo, el dinero se deduce automáticamente de la cuenta vinculada para cubrir la transacción.
Nota editorial: Credit Karma recibe compensación de parte de anunciantes terceros, pero eso no afecta las opiniones de nuestros editores. Nuestros socios de marketing no revisan, ni aprueban, ni patrocinan nuestro contenido editorial. Este contenido se presenta de la manera más precisa posible al momento de publicación.
Advertiser Disclosure

Creemos que es importante que entienda cómo ganamos dinero. Es bastante simple, en realidad. Las ofertas de productos financieros que ve en nuestra plataforma provienen de compañías que nos pagan. El dinero que ganamos nos ayuda a darle acceso a puntajes e informes de crédito gratuitos y nos ayuda a crear nuestras otras excelentes herramientas y materiales educativos.

La compensación puede influir en cómo y dónde aparecen los productos en nuestra plataforma (y en qué orden). Pero como generalmente ganamos dinero cuando encuentra una oferta que le gusta y que aprovecha, tratamos de mostrarle ofertas que creemos que son una buena opción para usted. Es por eso que ofrecemos características como las Probabilidades de Aprobación y estimaciones de ahorro.

Por supuesto, las ofertas en nuestra plataforma no representan todos los productos financieros que existen, pero nuestro objetivo es mostrarle cuantas mejores opciones podamos.

Una tarjeta de débito es una tarjeta de pago que por lo general está vinculada a su cuenta corriente y puede utilizarse para realizar compras con los fondos disponibles en la cuenta.

Al abrir una nueva cuenta corriente, la mayoría de los bancos y cooperativas de crédito le darán una tarjeta de débito que le permitirá sacar dinero y hacer pagos desde su cuenta. Puede utilizar la tarjeta para comprar productos o servicios en tiendas y por Internet, de la misma manera en la que usted utilizaría una tarjeta de crédito o dinero en efectivo.

En este artículo le informaremos lo que usted debe saber sobre las tarjetas de débito, cómo funcionan y las razones por las que quizás le interese utilizar una.



¿Cómo funcionan las tarjetas de débito?

Una tarjeta de débito es una tarjeta de plástico magnética o con un chip que está conectada a una cuenta corriente. Esta tarjeta por lo general está programada con un número de identificación personal, o PIN, que usted elige y utiliza para completar transacciones: en una tienda, en Internet o en un cajero automático donde puede retirar dinero, consultar su saldo o (en algunos casos) hacer depósitos.

Para pagar por sus compras, usted puede deslizar la tarjeta, introducirla o tocar un lector de tarjetas. Dependiendo de la compra, es posible que tenga que introducir su PIN o no tenga que hacerlo. Una vez que la compra se aprueba, los fondos se restan del saldo de su cuenta corriente para cubrir la transacción.

¿Cómo se consigue una tarjeta de débito?

Su banco por lo general le ofrece una tarjeta de débito al abrir una nueva cuenta. Por lo general los bancos proporcionan estas tarjetas sin costo alguno, aunque algunos cobran un cargo por sustituir una tarjeta de débito.

Si no tiene una cuenta bancaria, puede inscribirse para obtener una tarjeta de débito de prepago a través de diferentes compañías e instituciones. Pero tenga en cuenta que es común que estas tarjetas de prepago cobren cuotas mensuales o por transacción (o ambos), lo que puede reducir su saldo.

¿En qué se diferencia una tarjeta de débito de una tarjeta de crédito?

Usted puede utilizar una tarjeta de débito o de crédito para realizar pagos y compras sin necesidad de andar con dinero en efectivo. Sin embargo, aunque el aspecto e incluso el funcionamiento sean similares, hay diferencias clave entre ambos tipos.

Aquí se describen algunos aspectos importantes en los que se diferencian las tarjetas de débito de las de crédito.

Origen de los fondos

Su cuenta bancaria financia su tarjeta de débito, por lo que cuando la utiliza para una transacción, los fondos se retiran del saldo disponible en su cuenta. Si no tiene suficiente dinero en su cuenta, el banco puede rechazar la transacción, o se le podría cobrar un cargo por sobregiro en su cuenta (haciendo que su saldo sea inferior a cero).

En cambio, las tarjetas de crédito permiten que los clientes pidan dinero prestado que usted puede utilizar para compras, anticipos en efectivo y transferencias de saldo, hasta el límite establecido en la tarjeta. La deuda se paga en el futuro.

Puede pagar el saldo de una tarjeta de crédito en su totalidad al final del ciclo de facturación, lo que le permite evitar los cargos por intereses. También puede extender su saldo de un mes a otro, lo que le permite pagar los gastos a lo largo del tiempo, pero tendrá que pagar intereses por el saldo.

Límites

Los fondos disponibles en el saldo de su cuenta bancaria por lo general determinan el límite de gasto de su tarjeta de débito. Si bien algunos bancos le permiten sobregirar su cuenta (gastar más de lo que haya depositado, dejándole con un saldo negativo), esto se supone que funcione como una garantía y no es la regla. Por lo general, se aplican cargos por sobregiro y también tendrá que pagar la cantidad sobregirada.

Con una tarjeta de crédito, se le asignará un límite de crédito según algunos factores, como su capacidad para obtener más crédito, sus ingresos y su historial de pagos. Este límite es el máximo que usted puede cargar en su cuenta en cualquier momento.

Tasa de interés

Las compras realizadas con una tarjeta de débito no generan ningún cargo por intereses, ya que simplemente usted está gastando los fondos que ya tiene disponibles en su cuenta. No pide nada prestado.

Pero con una tarjeta de crédito, si no paga la totalidad del saldo en la fecha de vencimiento y opta por extender un saldo de un mes a otro, incurrirá en gastos de financiación. Estos intereses se suman al saldo de su cuenta y se acumulan con el tiempo.

Informes de crédito

Ni las cuentas bancarias ni las cooperativas de crédito informan de las cuentas corrientes y de ahorro a las agencias de crédito, por lo que la actividad diaria de su tarjeta de débito no afectará sus puntajes de crédito. Si está tratando de establecer o construir su historial de crédito, esto sin duda puede ser una desventaja.

La excepción pueden ser las facturas de los servicios públicos. Algunas empresas de servicios públicos optan por informar de la actividad de la cuenta a las agencias de crédito, lo que puede afectar sus informes y puntajes de crédito. Pagar las facturas de servicios públicos con su tarjeta de débito podría afectar indirectamente su crédito.

Los emisores de tarjetas de crédito, por su parte, suelen comunicar cada mes a las agencias de crédito el saldo de su cuenta, el límite de crédito y la información sobre los pagos. Esto puede afectar positiva o negativamente sus informes de crédito, dependiendo del saldo que tenga y de si paga sus facturas a tiempo.

Beneficios

Muchas tarjetas de crédito ofrecen diferentes tipos de recompensas, protecciones, beneficios o alguna combinación de todos ellos. Algunas tarjetas ofrecen beneficios de viajes, como un seguro de viaje y maletas facturadas gratuitas, mientras que otras pueden recompensarle con devoluciones de dinero en sus compras diarias. Hoy en día, los beneficios de las tarjetas de crédito son un factor importante en la satisfacción de los consumidores e incluso pueden ser la razón por la que algunos clientes eligen una tarjeta de crédito en lugar de otra.

Aunque no es la norma, algunas tarjetas de débito también ofrecen recompensas — especialmente devoluciones de dinero o puntos en las compras— para atraer a la gente y aumentar su satisfacción. Pero aun así es mucho menos común ver programas de recompensas en las tarjetas de débito que los incentivos en las tarjetas de crédito. Además, por lo general los programas de tarjetas de débito se basan en recompensas y no ofrecen beneficios como créditos de viaje o seguros de viaje.

¿Es diferente una tarjeta de débito de una tarjeta de cajero automático o ATM?

Los bancos y las cooperativas de crédito pueden ofrecer tanto tarjetas de débito como tarjetas de cajero automático (o ATM) a las personas que tienen cuentas corrientes o de ahorro en ese banco. Ambas tarjetas pueden utilizarse en los cajeros automáticos para retirar fondos, consultar el saldo de las cuentas y (en algunos casos) hacer depósitos. Según el banco, cada una de ellas puede estar vinculada a una cuenta corriente, a una cuenta de ahorro o incluso a una cuenta del mercado monetario, ofreciéndole acceso a sus fondos donde sea que usted se encuentre.

Sin embargo, también hay diferencias entre las tarjetas de cajero automático y las de débito.

Las tarjetas de los cajeros automáticos se basan en un número PIN. Puede utilizarlas para consultar el saldo, retirar dinero o depositar dinero en su cuenta bancaria. No puede utilizarlas para realizar compras directamente en un establecimiento comercial.

Las tarjetas de débito se basan en un número PIN y pueden utilizarse también en los cajeros automáticos, así como para realizar compras y pagos directamente. También pueden tener un chip y estar conectadas a la red de Visa o Mastercard para mayor accesibilidad y seguridad.

La protección contra sobregiros por lo general está disponible solo en compras con tarjeta de débito: No puede utilizar una tarjeta de cajero automático para sacar más dinero del que tiene en la cuenta.

copy-mned_debitcardImage: copy-mned_debitcard

¿Debería usted utilizar una tarjeta de débito o dinero en efectivo?

La elección de utilizar una tarjeta de débito o dinero en efectivo para realizar un pago o una compra se resume en unos cuantos factores clave: preferencia, comodidad y seguridad.

El dinero en efectivo puede ser muy práctico, ya que le permite hacer compras en tiendas que no aceptan pagos con tarjeta o con pequeños vendedores locales. Tampoco tiene que preocuparse de los cargos o de que su tarjeta vaya a parar a las manos equivocadas.

Por otro lado, las tarjetas de débito ofrecen más seguridad que el efectivo. Si usted perdiera una billetera llena de dinero, lo perdería todo a menos que alguien la encontrara y se la devolviera. Sin embargo, si pierde su tarjeta de débito o se la roban usted solo es responsable de hasta $50 en transacciones fraudulentas si denuncia la pérdida, y de $0 si denuncia el robo de la tarjeta antes de utilizarla por primera vez.

Por último, el uso de una tarjeta de débito puede ser más fácil para algunas personas que andar con mucho dinero en efectivo, especialmente para las compras grandes. Algunas tarjetas de débito también ofrecen recompensas y beneficios —como puntos o devolución de dinero— que pueden no estar disponibles cuando se paga con efectivo.

¿Cuáles son las ventajas de utilizar una tarjeta de débito?

  • Las tarjetas de débito pueden simplificar el seguimiento de sus gastos. Con los portales en línea y las aplicaciones para teléfonos inteligentes, es fácil ver las transacciones casi inmediatamente. Esto le permite poner atención al saldo de su cuenta, hacer un seguimiento de los gastos e incluso mantenerse dentro de su presupuesto (en inglés).
  • Las tarjetas de débito son más prácticas que el efectivo. Como ya lo hemos dicho, utilizar una tarjeta de débito puede ser mucho más seguro que andar con un montón de dinero en efectivo, y no solo porque se pueda denunciar el robo o la desaparición de una tarjeta y desactivarla. Llevar una tarjeta de débito también significa que para tener dinero en efectivo usted no tiene que salir y buscar un cajero automático o una sucursal bancaria local, ya que puede utilizar la tarjeta para hacer compras en prácticamente cualquier lugar.
  • En comparación con las tarjetas de crédito, las de débito pueden ayudarle a evitar las deudas y los gastos excesivos. Por eso, las tarjetas de crédito pueden permitir el gasto excesivo y el endeudamiento (en inglés) de muchos usuarios de cuentas. Con las tarjetas de débito, sin embargo, usted se limita al efectivo que tiene en su cuenta —excluyendo funciones como la protección contra sobregiros— lo que facilita el seguimiento de los gastos y la limitación de las compras.
  • No se le cobrarán intereses por las compras con tarjeta de débito. Como no está pidiendo dinero prestado para pagar las compras cuando utiliza una tarjeta de débito, tampoco se le cobrarán intereses por las compras realizadas. Pero con una tarjeta de crédito, normalmente se acumulan intereses sobre el saldo de la cuenta si no se paga en su totalidad en la fecha de vencimiento o antes.

¿Qué cargos tiene una tarjeta de débito?

Como usuario de una tarjeta de débito, usted no tendrá que preocuparse por los intereses de las transacciones realizadas con su tarjeta. Pero hay otros cargos a los que debe prestar atención. Por suerte, la mayoría de ellos pueden evitarse.

  • Cuotas mensuales de mantenimiento — Las tarjetas de débito suelen emitirse al abrir una nueva cuenta corriente o de ahorro, y algunos bancos y cooperativas de crédito cobran cuotas mensuales por mantener esas cuentas. Pero a menudo se pueden evitar las cuotas mensuales de mantenimiento manteniendo un saldo mínimo en la cuenta cada mes, realizando un número mínimo de transacciones desde la cuenta o recibiendo pagos ACH en la cuenta. O bien puede buscar un banco que no cobre ningún cargo por mantenimiento.
  • Cargos por cajeros automáticos fuera de la red — si utiliza su tarjeta para sacar dinero de un cajero automático que no pertenece a la red de su banco, es posible que le cobren un cargo de esa red y, en algunos casos, también de su banco. Puede evitar esos cargos utilizando los cajeros automáticos de la red de su banco o eligiendo un banco que ofrezca el reembolso de las comisiones por usar de los cajeros automáticos.
  • Cargos por sobregiro — Su banco o cooperativa de crédito puede ofrecerle protección contra sobregiros, la que normalmente puede optar o rechazar. Si opta por hacerlo y realiza una compra que sobrepasa su cuenta, su banco o cooperativa de crédito puede cobrarle un cargo por sobregiro por la conveniencia de aprobar esa transacción (aunque no haya suficiente dinero en su cuenta), además de hacerle devolver el exceso. Para evitar este cargo, puede optar por no utilizar la protección contra sobregiros, lo que supondría la denegación de la transacción si los fondos no están disponibles. También puede vincular otra cuenta a su cuenta corriente para que usted o su entidad puedan transferir fondos cuando lo necesiten.
  • Cargos por insuficiencia de fondos — Si realiza una compra con su tarjeta de débito que supere el saldo de su cuenta, su banco la aprobará (si tiene protección contra sobregiros) o la rechazará. Si se rechaza por falta de fondos, es posible que se le cobre un cargo por falta de fondos (en inglés). Puede evitar este cargo contratando la protección contra sobregiros o transfiriendo fondos a la cuenta según sea necesario para garantizar un saldo adecuado.
  • Cargos por transacción — Algunas entidades financieras cobran un cargo por transacción si se utiliza el PIN, o número de identificación personal, en lugar de la firma al realizar una compra con la tarjeta de débito. Para evitar ese cargo puede utilizar su tarjeta de débito “como crédito”, si se trata de una tarjeta de la marca Visa o Mastercard, y optar por una transacción con firma, en lugar de con un PIN.

¿Qué tan segura es una tarjeta de débito?

¿Qué hace si se pierde o le roban la tarjeta de débito? Y primero que todo, ¿qué tan segura es una tarjeta de débito?

Si tiene una tarjeta de débito vinculada a su cuenta corriente, es posible que un usuario no autorizado acceda a su cuenta y al dinero que contiene si cae en las manos equivocadas. Afortunadamente, la Ley de Transferencias Electrónicas de Fondos ofrece cierta protección a los consumidores y puede ayudar a limitar su responsabilidad por los cargos fraudulentos, pero usted tiene que actuar con rapidez a la hora de denunciar la pérdida o el robo de su tarjeta.

Si denuncia la desaparición de su tarjeta de débito antes de que se realicen cargos no autorizados, no será responsable de las transacciones no autorizadas. Si denuncia la pérdida o el robo (en inglés) dentro de los dos días hábiles siguientes a la fecha en que se enteró de la pérdida o robo, su pérdida financiera máxima será la menor entre $50 o la cantidad total de las transferencias no autorizadas. Si espera aún más, su total a pagar podría ser de $500 o más.

Si todavía tiene su tarjeta en su poder cuando alguien la utiliza sin permiso, no es responsable de ninguna transacción no autorizada, siempre que denuncie la actividad fraudulenta en un plazo de 60 días calendario desde que se le envíe un estado de cuenta donde figure la transferencia no autorizada.

Para ayudar a mantener la seguridad de su cuenta, considere la posibilidad de configurar alertas que le notifiquen cuando se sospeche de un fraude, si esto es algo que ofrece su banco o cooperativa de crédito. Y asegúrese de revisar periódicamente los estados de su cuenta en busca de compras que usted no haya realizado, para así poder reportar los problemas de inmediato.


En resumen

Las tarjetas de débito pueden ser una alternativa cómoda frente al uso de dinero en efectivo para las compras cotidianas, y también pueden ayudarle a mantener sus gastos bajo control.

Sin embargo, la decisión de utilizar una tarjeta de débito, dinero en efectivo o incluso una tarjeta de crédito o una combinación de las tres puede depender de sus hábitos personales de gasto, sus preferencias e incluso su nivel de autodisciplina.

Es posible que tenga que andar con dinero en efectivo para las propinas o porque le ayuda a evitar los gastos excesivos. Las tarjetas de débito pueden ser las más convenientes para usted porque puede controlar el saldo de su cuenta y proteger sus fondos. O tal vez las tarjetas de crédito sean las ideales para usted, ya que suelen ofrecer atractivas ventajas y recompensas.

Para muchos, lo más lógico es llevar una combinación de los tres métodos de pago. De ese modo, la manera de pagar cambiará según el lugar en que se encuentre, las circunstancias e incluso su situación presupuestaria. Y sea cual sea el método de pago que elija para sus compras, siempre es importante fijarse bien en sus estados de cuenta en busca de nueva actividad para poder detectar rápidamente las actividades fraudulentas, los cargos no autorizados y controlar su presupuesto.


About the author: Stephanie Colestock is a personal finance writer with a passion for helping readers take control of their money. If it has to do with planning for the future, getting out of debt, or even traveling the world on points… Read more.