Guía de Credit Karma sobre las deudas

Scale to represent various debt obligationsImage: Scale to represent various debt obligations
Nota editorial: Credit Karma recibe compensación de parte de anunciantes terceros, pero eso no afecta las opiniones de nuestros editores. Nuestros socios de marketing no revisan, ni aprueban, ni patrocinan nuestro contenido editorial. Este contenido se presenta de la manera más precisa posible al momento de publicación.
Advertiser Disclosure

Creemos que es importante que entienda cómo ganamos dinero. Es bastante simple, en realidad. Las ofertas de productos financieros que ve en nuestra plataforma provienen de compañías que nos pagan. El dinero que ganamos nos ayuda a darle acceso a puntajes e informes de crédito gratuitos y nos ayuda a crear nuestras otras excelentes herramientas y materiales educativos.

La compensación puede influir en cómo y dónde aparecen los productos en nuestra plataforma (y en qué orden). Pero como generalmente ganamos dinero cuando encuentra una oferta que le gusta y que aprovecha, tratamos de mostrarle ofertas que creemos que son una buena opción para usted. Es por eso que ofrecemos características como las Probabilidades de Aprobación y estimaciones de ahorro.

Por supuesto, las ofertas en nuestra plataforma no representan todos los productos financieros que existen, pero nuestro objetivo es mostrarle cuantas mejores opciones podamos.

¿Qué son las deudas? Es dinero que usted debe y que se espera que pague.

Las deudas se presentan de muchas maneras. Quizá haya obtenido un préstamo estudiantil para pagar sus estudios, un préstamo para comprar un carro o un préstamo hipotecario para comprar una casa. Probablemente ha utilizado una tarjeta de crédito para comprar bienes o servicios. Tal vez solicitó un préstamo comercial para iniciar un negocio o ampliar uno que ya tiene. Algunas personas utilizan las deudas para pagar facturas o incluso para saldar otras deudas.

Las deudas pueden ayudarle a alcanzar sus objetivos financieros, pero también pueden suponer una carga para usted con pagos elevados que no puede permitirse. Para utilizar bien las deudas, debe saber qué tipos son productivos y cuáles no, cómo evaluar si tiene demasiadas o pocas deudas, y cuándo y cómo saldarlas.



Deudas buenas, deudas malas

Lo que decide que una deuda sea buena o mala depende sobre todo de cómo se utilice el dinero. La deuda “buena” le ayuda a aumentar sus ingresos o a adquirir activos. La deuda “mala” se utiliza para comprar cosas que casi nunca se revalorizan, como carros, ropa, aparatos electrónicos u otros bienes o servicios de consumo. Tener un saldo en una tarjeta de crédito también es un ejemplo de una deuda mala.

Entre los ejemplos de una deuda buena se encuentran los préstamos estudiantiles, los préstamos comerciales y las hipotecas — todas las cosas de las que se puede esperar que aporten más valor que la cantidad misma de la deuda.

A la deuda buena a veces se le denomina “saludable” o “productiva”, mientras que a la deuda mala a veces se le llama “insana” o “improductiva”, dice Sean Fox, copresidente de Freedom Debt Relief, una empresa de negociación de deudas con oficinas en San Mateo, California, y Phoenix, Arizona.

Una forma de evaluar si la deuda es buena o mala es pensar si tiene un propósito sensato.

“Una buena prueba es si recordará dentro de seis meses por qué tiene la deuda. Las bebidas de café o las descargas de música no suelen pasar por esa prueba”, dice Fox.

GUÍA RÁPIDA

¿Puedo utilizar las deudas para pagar mis facturas?

Sí, usted puede utilizar una tarjeta de crédito o un préstamo para pagar necesidades cotidianas, como los servicios públicos, la comida, el servicio de Internet y el alquiler. La pregunta más importante no es si puede, sino si debe.

Pagar las facturas con una tarjeta de crédito puede ser cómodo, le permitirá obtener devoluciones en efectivo u otras recompensas y le facilitará el monitoreo de sus gastos. Pero es posible que le cobren recargos y, si no paga el saldo de su tarjeta de crédito cada mes, también deberá intereses.

Esos costos pueden encarecer sus facturas y reducir los fondos que tiene para otras compras. Utilizar un alto porcentaje de su límite de crédito disponible puede perjudicar sus puntajes de crédito. Con el tiempo, podría acabar acumulando más deudas de las que puede gestionar.

Si utiliza una tarjeta de crédito para los gastos cotidianos, intente dedicar una tarjeta para ese fin y pague el saldo por completo y puntualmente cada mes.

Es importante recordar que incluso una supuesta buena deuda puede ser arriesgada. Un título universitario puede no permitirte conseguir un trabajo bien remunerado. Muchas empresas de nueva creación nunca llegan a ser rentables. El valor de las propiedades no siempre sube.

Con la excepción de una tarjeta de crédito sin cuota anual que se paga por completo y a tiempo cada mes (evitando así el pago de intereses por las compras que se cargan a la tarjeta), la deuda no suele ser gratuita. Le cobrarán intereses y probablemente también una serie de recargos. En efecto, usted paga por la oportunidad de gastar un dinero que quizá no tenga.

La decisión de endeudarse debe considerarse cuidadosamente, incluso si la deuda es por una razón productiva. No pida prestado a menos que tenga un plan claro de pagos.

“Ninguna deuda es saludable si no se tiene suficiente flujo de efectivo para cubrir los gastos de subsistencia, el pago de la deuda y los ahorros”, dice Fox.

Cuándo saldar las deudas

Si sus deudas le quitan el sueño, es posible que tenga más de lo que puede gestionar. Eso es una señal de que debería pagar una parte o la totalidad de la deuda antes de pedir más.

Aparte de aliviar las noches de insomnio, aquí le presentamos otras buenas razones para pagar las deudas.

  • Pagar intereses porque tiene una deuda significa que usted tiene menos dinero para otras necesidades y gustos. Cuanto más alta sea la tasa de interés y más tiempo tarde en pagar la deuda, más pagará a la larga, haciendo que la deuda sea mayor.
  • Digamos que quiere comprar una casa. Si la factura mensual de su tarjeta de crédito, junto con los pagos de su carro, sus préstamos estudiantiles y otros, consumen un porcentaje demasiado grande de sus ingresos, es posible que no pueda calificar para una hipoteca (en inglés). Utilizar un gran porcentaje de su crédito disponible puede afectar su crédito, el que también es un factor para poder conseguir una hipoteca.
  • Según el Community Mental Health Journal y el European College of Neuropsychopharmacology, las deudas y los problemas financieros pueden ser estresantes y se han relacionado con problemas de salud relacionados con el estrés, como la depresión, la ansiedad y las migrañas.
  • Las deudas pueden provocar problemas matrimoniales. Las parejas pueden discutir sobre la cantidad de deudas que tienen y quién es responsable de las mismas. Las deudas también pueden perjudicar su capacidad para elaborar un presupuesto, ahorrar para emergencias y grandes compras, y alcanzar sus objetivos financieros como pareja.

Saldar una deuda puede ayudarle a …

  • Mejorar su nivel de vida
  • Gastar más en sus necesidades y gustos en lugar del pago de intereses
  • Tener más seguridad financiera
  • Reducir el número de pagos de facturas mensuales a las que tiene que darles seguimiento
  • Aumentar la salud de su crédito
  • Modelar un buen comportamiento financiero ante sus hijos

Cómo saldar las deudas

Lo básico

El primer paso para intentar reducir su deuda es hacer una lista completa y precisa de lo que debe, dice Ogechi Igbokwe, fundador de OneSavvyDollar.com, un servicio de búsqueda de empleo en línea.

Para cada deuda, anote el nombre del acreedor, la cantidad total que debe, el pago mínimo mensual, la tasa de interés y si sus pagos han estado atrasados o han sido puntuales.

“Escribir ayuda a aportar claridad”, dice Igbokwe. “Poner todas sus deudas por escrito puede ser una experiencia aterradora porque hace que sus deudas sean un poco más reales”.

El segundo paso es llamar a cada uno de sus acreedores para averiguar si puede conseguir una tasa de interés más baja, un plazo de pago más largo u otro tipo de alivio. Incluso si la respuesta es negativa, usted comprenderá mejor su situación y sabrá cuáles son sus opciones, dice Igbokwe.

¿Bola de nieve o avalancha?

El tercer y cuarto paso es elaborar un presupuesto (en inglés) para encontrar la cantidad máxima que puede pagar cada mes por sus deudas y decidir cómo priorizar los pagos de las mismas. Siempre debe realizar (al menos) el pago mínimo de cada deuda todos los meses para ayudar a proteger sus puntajes de crédito.

Dos estrategias populares de pago de deudas se conocen como los métodos de la bola de nieve y la avalancha.

Bola de nieve

Para utilizar la estrategia de la bola de nieve para saldar deudas (en inglés), realice todos los pagos mínimos de sus distintas deudas y, luego, aplique el resto de su presupuesto disponible a la cantidad de deuda más pequeña. Cuando la deuda más pequeña se haya eliminado, utilice el dinero adicional que había estado pagando por la deuda más pequeña y destínelo a la siguiente deuda más pequeña hasta que ésta se reduzca a cero, y así sucesivamente.

La desventaja de este enfoque es que no tiene en cuenta las tasas de interés, lo que puede encarecer el pago de la deuda. Pero puede que esa no sea su preocupación más importante.

“Muchas personas que tienen varias tarjetas de crédito descubren que este método les resulta más rápido y exitoso porque les proporciona la satisfacción de deshacerse de deudas enteras, de una en una”, dice Fox.

Avalancha

Para utilizar la estrategia de la avalancha para saldar deudas (en inglés), realice todos los pagos mínimos y aplique el resto de su presupuesto a la deuda que tenga la tasa de interés más alta. Cuando esa deuda se pague, utilice los fondos adicionales de su presupuesto, ahora incrementado, para la deuda que tenga la siguiente tasa de interés más alta.

La desventaja de este método es que, si la deuda con la tasa de interés más alta tarda muchos meses o años en pagarse, no obtendrá la victoria temprana de pagar una deuda más pequeña para ayudarle a motivarse.

Si no está seguro de qué método utilizar, puede combinar las dos estrategias. Por ejemplo, puede pagar primero la deuda más pequeña para obtener una ganancia rápida y luego centrarse en la deuda de mayor interés para conseguir un mayor ahorro.

Lo importante no es la estrategia que elija, sino que elija una deuda y empiece a pagarla, dice Nolan Martin, un asesor financiero que ayuda a miembros del servicio militar y creador de BudgetChaos.com.

“Cada persona tiene una razón diferente para [elegir] qué préstamo pagar [primero]”, dice Martin. “Sólo quiero que elijan el que más les moleste y lo paguen lo antes posible”.

Ese es un buen consejo.

Otras opciones

Si ni el método de la bola de nieve ni el de la avalancha son adecuados para su situación, puede que tenga que considerar opciones más drásticas para reducir su deuda. A continuación, le presentamos cuatro posibilidades.

Tarjeta de transferencia de saldo

Este método consiste en transferir los saldos de su tarjeta de crédito actual (en inglés) a una nueva tarjeta con una tasa de interés más baja, también conocida como tasa efectiva anual o tasa APR.

Las ventajas:

  • Podría ahorrar en intereses si sigue las reglas de la oferta de transferencia de saldos y paga el saldo antes de que expire la tasa de interés introductoria (si está disponible).
  • Puede tener menos pagos que monitorear.

Las desventajas:

  • Es posible que tenga que pagar un recargo por transferencia de saldo, que es normalmente alrededor del 3% de la cantidad transferida.
  • Cualquier tasa de interés introductoria disponible podría aplicarse sólo a las transferencias de saldo, no a las nuevas compras.
  • La tasa de interés aumentará al final del periodo de introducción (si está disponible), que puede durar entre seis y 21 meses.

Consolidación de deudas

Esta estrategia consiste en refinanciar varias deudas con tasas de interés elevadas en un solo préstamo con una tasa de interés más baja. Por ejemplo, podría obtener un préstamo personal y utilizar el dinero para pagar sus tarjetas de crédito u otras obligaciones.

La consolidación de deudas puede facilitar el pago de las deudas y reducir los gastos por intereses al hacer que sólo tenga que pagar una factura cada mes, pero el prestamista podría cobrar una tarifa de originación por el nuevo préstamo.

Asesoramiento de crédito

Esta opción consiste en establecer un plan estricto de gestión de deudas y negociar con los emisores de tarjetas de crédito para tratar de conseguir tasas de interés más bajas en su deuda actual. Es posible que tenga que pagar una cuota mensual a cualquier agencia o empresa de asesoramiento de crédito con la que trabaje a cambio de su ayuda. Tenga cuidado al elegir un asesor de deudas, ya que existen algunos sin escrúpulos.

Negociación de deudas

La negociación de deudas consiste en contratar a una empresa o agencia para que intente negociar la condonación o perdón parcial de algunas de sus deudas, de modo que usted las pueda gestionar mejor. La Oficina para la Protección Financiera del Consumidor no suele recomendar la negociación de deudas. Para obtener más información sobre las empresas de negociación de deudas, visite el sitio web de la Oficina para la Protección Financiera del Consumidor.

Al considerar sus opciones, es importante saber que todas estas estrategias llevan tiempo. También pueden afectar sus puntajes de crédito y pueden implicar recargos que anulen cualquier ahorro de una tasa más baja o de una oferta de negociación de deudas que usted obtenga.

GUÍA RÁPIDA

¿Debo pedir un préstamo para pagar deudas?

Si tiene muchas deudas, puede parecer una buena idea obtener un préstamo personal, una línea de crédito con garantía hipotecaria o un préstamo con cargo a su cuenta de jubilación 401(k) para saldarlas.

Pero tenga cuidado. Hay razones de peso para no utilizar una nueva deuda para pagar una antigua. Una de ellas es que la nueva deuda es más deuda, lo que no resuelve el problema si el problema subyacente es el exceso de gasto. Para solucionarlo, debe hacer un presupuesto y dejar de utilizar más crédito del que puede permitirse. La reestructuración de la deuda también podría significar que le llevará más tiempo saldarla.

Incluso si la nueva deuda es la llamada “deuda buena” y la antigua es la “deuda mala”, sigue siendo mejor utilizar dinero en efectivo para pagar cualquier deuda que convertirla en otra.


¿Qué sigue?

Ahora que ya domina los conceptos básicos sobre cómo utilizar deudas y cuándo y cómo pagarla, está listo para aprender más sobre los tipos específicos de deuda y podría sentirse cómodo al buscar una nueva tarjeta de crédito (en inglés) o un préstamo personal (en inglés).

Aunque cada tipo de deuda tiene sus propios requisitos específicos, los fundamentos son los mismos. Debe entender sus objetivos financieros y las razones para pedir un préstamo, saber cuánto debe y tener un plan inteligente y estratégico para pagar su deuda cuando sea apropiado que lo haga. Asegúrese de que conoce los conceptos básicos del crédito, y cómo construirlo y mantenerlo.


About the author: Marcie Geffner is an award-winning freelance reporter, editor, writer and book critic. Her work has been featured online and in print by the Chicago Sun-Times, Fox Business Network Online, Los Angeles Times, The Washi… Read more.