Financiamiento “compre aquí, pague aquí”: Lo que debe saber

Young woman holding cell phone and walking in parking lotImage: Young woman holding cell phone and walking in parking lot

In a Nutshell

Los préstamos “compre aquí, pague aquí” pueden ayudar a personas con mal crédito a obtener financiamiento para comprar un auto. Los concesionarios de autos ofrecen este tipo de financiamiento interno, lo que quiere decir que el concesionario no solo vende autos sino que también los financia. Pero, puede que encuentre uno que otro obstáculo con el financiamiento “compre aquí, pague aquí”. Es posible que estos préstamos no le ayuden a establecer crédito y pueden acarrear altos costos, los que a veces pueden sumarse a miles de dólares más de lo que vale el carro.
Nota editorial: Credit Karma recibe compensación de parte de anunciantes terceros, pero eso no afecta las opiniones de nuestros editores. Nuestros socios de marketing no revisan, ni aprueban, ni patrocinan nuestro contenido editorial. Este contenido se presenta de la manera más precisa posible al momento de publicación.
Advertiser Disclosure

Creemos que es importante que entienda cómo ganamos dinero. Es bastante simple, en realidad. Las ofertas de productos financieros que ve en nuestra plataforma provienen de compañías que nos pagan. El dinero que ganamos nos ayuda a darle acceso a puntajes e informes de crédito gratuitos y nos ayuda a crear nuestras otras excelentes herramientas y materiales educativos.

La compensación puede influir en cómo y dónde aparecen los productos en nuestra plataforma (y en qué orden). Pero como generalmente ganamos dinero cuando encuentra una oferta que le gusta y que aprovecha, tratamos de mostrarle ofertas que creemos que son una buena opción para usted. Es por eso que ofrecemos características como las Probabilidades de Aprobación y estimaciones de ahorro.

Por supuesto, las ofertas en nuestra plataforma no representan todos los productos financieros que existen, pero nuestro objetivo es mostrarle cuantas mejores opciones podamos.

Si su salud crediticia no es la mejor, puede ser difícil que le aprueben un préstamo para comprar un carro. Algunos concesionarios ofrecen financiamiento “compre aquí, pague aquí” a prestatarios con mal crédito, pero esos préstamos le pueden salir caros.

Con préstamos tipo “compre aquí, pague aquí”, el concesionario de autos hace tanto de vendedor como de prestamista al ofrecer financiamiento interno. A veces los concesionarios los anuncian como préstamos sin verificación de crédito o “no credit check”, lo que los hacen parecer más atractivos si usted tiene puntajes de crédito bajos.

Los préstamos “compre aquí, pague aquí” pueden parecer ser justo lo que necesitaba, pero es probable que sus costos exorbitantes no valgan la pena. Veamos cómo funcionan.



¿Cómo funciona el financiamiento “compre aquí, pague aquí”?

Cuando compra y financia un carro en un concesionario automotriz tradicional, usted escoge el carro y luego el concesionario, por lo general, le pasa su información a una red de posibles prestamistas terceros. Si le aprueban el préstamo, usted le realiza pagos al prestamista que financia el préstamo.

Los concesionarios “compre aquí, pague aquí” le dan vueltas al proceso de comprar un carro de varias maneras. Estos concesionarios venden y financian carros desde sus propios lotes. Quizás ha visto su publicidad: “Nosotros financiamos” o “¿No tiene crédito? ¡No hay problema!”.

Si planea comprar un auto usado en un concesionario “compre aquí, pague aquí”, es probable que le pidan verificar sus ingresos y dar prueba de residencia, pero el concesionario no le va a revisar el crédito. Es probable que también le pidan dar un pago inicial.

Los carros en los lotes de concesionarios “compre aquí, pague aquí” tienden a ser más viejos y de baja calidad. El precio promedio de un carro en un concesionario “compre aquí, pague aquí” en el 2018 era $7,004, y el pago inicial promedio era $950, de acuerdo con un informe de la industria automotriz de 2019 (en inglés) de la Asociación Nacional de Concesionarios Independientes de Automóviles (NIADA, por sus siglas en inglés). Una vez el concesionario determina la cantidad del préstamo para el que usted califica, le va a mostrar solo los carros que se encuentran dentro de ese rango de precio para que usted escoja. Finalmente, usted realizará sus pagos directamente al concesionario.

¿Es el financiamiento “compre aquí, pague aquí” una buena idea?

Los préstamos “compre aquí, pague aquí” se promocionan como una manera fácil de obtener financiamiento para personas que tienen mal crédito, pero es una opción que le puede resultar cara e inconveniente.

El financiamiento “compre aquí, pague aquí” puede salir caro

Es posible que los concesionarios “compre aquí, pague aquí” no le ayuden en cuanto al interés que usted paga en un préstamo. De acuerdo con el estudio de NIADA del 2018, la tasa de interés promedio para este tipo de préstamos es de aproximadamente 20%, lo que es mucho más alta de la que usted puede encontrar en un préstamo de auto de la mayoría de los bancos (en inglés) y cooperativas de crédito (en inglés).

En el tercer trimestre de 2020, la tasa de interés promedio para un préstamo bancario de cuatro años para comprar un carro usado era 5.32% y de una cooperativa de crédito, 3.24%, de acuerdo con un informe de la National Credit Union Administration (en inglés).

Es probable que los concesionarios “compre aquí, pague aquí” le impongan otros cargos también. Estos altos costos pueden resultar en problemas financieros. Más de uno en tres prestatarios dejaron de pagar sus préstamos (en inglés) “compre aquí, pague aquí” en 2019, de acuerdo con un informe del 2019 (en inglés) de la National Independent Automobile Dealers Association y de la National Alliance of Buy Here, Pay Here Dealers.

Además de las altas tasas de interés y cargos, puede terminar pagando mucho más de lo que vale el auto. Los prestamistas tradicionales por lo general limitan la cantidad del préstamo basados en el valor del vehículo. Pero, es posible que los concesionarios “compre aquí, pague aquí” no establezcan esos límites, lo que quiere decir que usted puede pedir prestado —y pagar— más de lo que vale el carro. Esta situación lo puede poner “al revés” en su préstamo (en inglés) desde el momento en que saca el auto del lote.

Es posible que un prestamista “compre aquí, pague aquí” instale un dispositivo de localización en el auto

Los concesionarios quieren asegurarse de que pueden embargar el auto si usted deja de realizar sus pagos. Cerca del 45% de los concesionarios “compre aquí, pague aquí” instalan dispositivos para localizar el auto o para evitar arrancar el carro, lo que ayuda al concesionario a recuperar el vehículo si usted deja de hacer los pagos del préstamo. El renunciar a parte de su privacidad puede que sea un factor no negociable para usted.

Los préstamos “compre aquí, pague aquí” pueden tener un plan de pagos inconveniente

Es posible que tenga que realizar pagos semanales o quincenales al concesionario, lo que puede resultar inconveniente en comparación con un plan de pagos mensuales. Y como el pago va directamente al concesionario, y no a un banco, las opciones de cómo se paga (por teléfono, con cheque, etc.) pueden estar más limitadas que las que tendría con un préstamo de auto tradicional.

¿El financiamiento “compre aquí, pague aquí” se registra en su crédito?

Realizar pagos completos y a tiempo puede ayudarle a mejorar su crédito y mostrar que usted no representa tanto riesgo a futuros prestamistas. Sin embargo, es posible que algunos prestamistas “compre aquí, pague aquí” no den a conocer su historial de pagos a las agencias principales de crédito al consumidor. Así que aunque usted esté al día con sus pagos, puede que no reciba el beneficio de mejorar su crédito.

Alternativas al financiamiento “compre aquí, pague aquí”

No se engañe creyendo que un préstamo de auto “compre aquí, pague aquí” es su única opción. A continuación le mostramos algunas alternativas a considerar

Compare ofertas de financiamiento

Si el financiamiento “compre aquí, pague aquí” es lo único que ha considerado hasta ahora, siga buscando. Empiece por revisar sus puntajes de crédito, luego compare cotizaciones de préstamos de auto por internet, en cooperativas de ahorro y crédito y en bancos. Es posible que las cooperativas de ahorro y crédito estén más dispuestas a trabajar con miembros que no tengan un crédito tan bueno.

También, póngase en contacto con prestamistas que ofrezcan préstamos automotrices para personas con mal crédito. Si bien estos prestamistas pueden cobrar tasas de interés más altas, pueden estar dispuestos a pasar por alto algunas marcas negativas en sus informes de crédito, reducir gradualmente su tasa efectiva anual (o APR) o prescindir de un pago inicial.

Con cualquiera de estas opciones, querrá asegurarse de que puede pagar el préstamo. Verifique la tasa efectiva anual, la duración de su préstamo, las mensualidades y cualquier otro cargo que sea parte del préstamo. También, pregúntele al prestamista si le enviará informes de sus pagos a las principales agencias de crédito al consumidor para que puedan ayudarle a generar su historial crediticio.

Compre un carro usado en efectivo

Usted también puede pasar por alto una verificación de crédito y el financiamiento si ahorra para comprar un carro en efectivo. Hay vehículos usados que cuestan cerca de un 30% menos que autos nuevos en promedio, según datos de Edmunds. Algunos concesionarios de autos como CarMax y Carvana tienen una gran cantidad de carros usados disponibles y a varios precios.

Una opción posiblemente más asequible es comprar un auto usado de un vendedor particular (en inglés). Si bien tendrá que encargarse del papeleo y de la transferencia de propiedad usted mismo, podría pagar aún menos por el vehículo en una transacción particular. Si obtiene el historial del vehículo y paga para que lo inspeccionen, puede asegurarse de no terminar comprando una chatarra.

Consiga un aval

Si tiene un historial crediticio irregular, agregar un aval o co-firmante (en inglés) a su préstamo de auto puede ayudarle a que le aprueben el préstamo. Pídaselo a un amigo de confianza o a un familiar que tenga un buen historial crediticio y que entienda bien los riesgos que conlleva el ser aval. Si usted deja de realizar un pago, el aval se metería en aprietos y tendría que ayudarle a seguir adelante con sus pagos. Los pagos que no se realizan o que se envían con demora pueden aparecer en los informes de crédito de ambos firmantes y dañarles el crédito.

Ahorre para dar un pago inicial

Si usted puede postergar la compra del auto, considere utilizar ese tiempo para ahorrar el dinero para un pago inicial. Una vez haya ahorrado lo suficiente, el pago inicial le puede ayudar a calificar para un préstamo de auto con una tasa de interés más baja.


Lo siguiente

Aun cuando sus puntajes de crédito sean bajos, es posible que un préstamo de auto “compre aquí, pague aquí” no sea su mejor opción. Puede terminar pagando más de lo que vale el carro y tener cargos de interés bastante elevados.

Antes de ir al lote de carros “compre aquí, pague aquí”, revise su crédito y considere solicitar una aprobación previa (en inglés) de prestamistas que estén dispuestos a considerar a personas con mal crédito. Esto podría ayudarle a comparar tasas de interés y los términos de préstamos de varios prestamistas para encontrar la oferta más adecuada para usted.


About the author: Kim Porter is a writer and editor who has written for AARP the Magazine, Credit Karma, Reviewed.com, U.S. News & World Report, and more. Her favorite topics include maximizing credit card rewards and budgeting. Wh… Read more.