¿Puedo conseguir un préstamo por dificultades económicas si tengo problemas de dinero?

Worried man looking at laptop screen while sitting in coffee shopImage: Worried man looking at laptop screen while sitting in coffee shop

In a Nutshell

Cuando usted se enfrenta a un gasto de emergencia o a un atasco financiero, puede recurrir a un préstamo por dificultades económicas. Pero antes de hacerlo, debe considerar el costo del préstamo frente a otras posibles opciones, como el aplazamiento temporal del préstamo, planes de pago u otras ayudas económicas.
Nota editorial: Credit Karma recibe compensación de parte de anunciantes terceros, pero eso no afecta las opiniones de nuestros editores. Nuestros socios de marketing no revisan, ni aprueban, ni patrocinan nuestro contenido editorial. Este contenido se presenta de la manera más precisa posible al momento de publicación.
Advertiser Disclosure

Creemos que es importante que entienda cómo ganamos dinero. Es bastante simple, en realidad. Las ofertas de productos financieros que ve en nuestra plataforma provienen de compañías que nos pagan. El dinero que ganamos nos ayuda a darle acceso a puntajes e informes de crédito gratuitos y nos ayuda a crear nuestras otras excelentes herramientas y materiales educativos.

La compensación puede influir en cómo y dónde aparecen los productos en nuestra plataforma (y en qué orden). Pero como generalmente ganamos dinero cuando encuentra una oferta que le gusta y que aprovecha, tratamos de mostrarle ofertas que creemos que son una buena opción para usted. Es por eso que ofrecemos características como las Probabilidades de Aprobación y estimaciones de ahorro.

Por supuesto, las ofertas en nuestra plataforma no representan todos los productos financieros que existen, pero nuestro objetivo es mostrarle cuantas mejores opciones podamos.

Si necesita ayuda financiera para salir adelante, puede que quiera buscar un préstamo por dificultades económicas.

Pero aunque los productos financieros comercializados como “préstamos por dificultades económicas” (o “hardship loans”) pueden resolver una emergencia a corto plazo, también pueden ser extremadamente costosos, lo que haría aún más difícil que mejore su situación financiera general.

Por eso, antes de pedir un préstamo, conviene explorar otras opciones, como la modificación del préstamo, el aplazamiento temporal del préstamo, planes de pago o asistencia financiera. Y si decide solicitar un préstamo, compare y asegúrese de calcular los costos, tanto para su presupuesto como para su salud financiera a largo plazo.

Repasemos lo que debe saber sobre los préstamos por dificultades económicas y otras opciones que podría tener.



¿Qué es un préstamo por dificultades económicas?

Aunque no existe una definición oficial para préstamo por dificultades económicas, es probable que vea un par de opciones si busca uno, entre los que se incluyen los préstamos o retiros del plan 401(k) (en inglés) y los préstamos personales empaquetados como “préstamos por dificultades económicas”.

Algunos prestamistas han respondido a la crisis financiera provocada por el COVID-19 ofreciendo “préstamos por dificultades económicas” con cantidades de préstamo relativamente pequeñas. En algunos casos, es posible que el primer pago no tenga que realizarse hasta un par de meses después de que se otorgue el préstamo.

Pero aunque algunos prestamistas que ofrecen pequeñas cantidades ofrecen préstamos para emergencias, esos préstamos también pueden tener tasas de interés muy altas que pueden hacer que los mismos sean difíciles de pagar.

Recurrir a su 401(k): Retiros de fondos por dificultades económicas y préstamos del plan 401(k)

Los retiros de fondos de un plan 401(k) por dificultades económicas pueden ser la opción más cercana a un verdadero préstamo por dificultades económicas. Sin embargo, es necesario disponer de un plan 401(k) y cumplir unos criterios estrictos para poder realizar un retiro de fondos por dificultades económicas.

Retiros de fondos por dificultades económicas

Los retiros de fondos por dificultades económicas pueden estar disponibles dependiendo de su plan 401(k). La ley no exige que los planes 401(k) ofrezcan retiros por dificultades económicas. Pero si lo hacen, las razones de los retiros deben cumplir con los criterios del IRS (en inglés) de lo que es una dificultad.

Los siguientes son algunos de los gastos de emergencia que pueden ser objeto de un retiro de fondos por dificultades económicas.

  • Gastos médicos de bolsillo
  • Pago inicial o reparaciones de su residencia principal
  • Gastos de educación universitaria
  • Amenaza de ejecución hipotecaria o desahucio de su vivienda
  • Gastos de entierro y funeral de un titular de la cuenta, su cónyuge, hijos, dependientes o beneficiarios

Sin embargo, existen limitaciones. Las normas del IRS establecen que sólo se puede retirar la cantidad necesaria para cubrir los gastos de emergencia y que sólo se puede retirar fondos después de haber agotado otras distribuciones disponibles. Además, no podrá aplazar el dinero de su nómina o cheque de pago a su 401(k) durante al menos seis meses después de realizar la distribución.

También tendrá que pagar impuestos por el retiro y posiblemente una multa del 10% si es menor de 59½ años. Y no puede evitar las consecuencias fiscales (en inglés) devolviendo el dinero que retiró o transfiriendo el dinero a otro plan o a una cuenta IRA.

Préstamos del plan 401(k)

Siempre que su plan 401(k) permita la concesión de préstamos, tomar un préstamo de su 401(k) puede ser una alternativa de bajo costo a un retiro de fondos por dificultades económicas. Las empresas pueden ofrecer préstamos del plan 401(k) por cualquier motivo, lo que significa que no es necesario estar en una situación financiera difícil para pedir uno.

Tenga en cuenta que los préstamos 401(k) no son “dinero gratis”. Tendrá que devolver la cantidad total más los intereses. Y si no puede pagar el préstamo o pierde el trabajo, podría enfrentarse a sanciones y consecuencias fiscales. Además, hasta que no devuelva el préstamo, perderá la posibilidad de hacer crecer su dinero invertido.

Cuando considere las opciones de préstamo por dificultades financieras, hable con el administrador de su plan 401(k) para conocer los criterios del préstamo y los requisitos del retiro de fondos.

Préstamos personales

Los préstamos personales (en inglés) le permiten pedir prestada una cantidad fija de dinero y pagarla con intereses en pagos mensuales durante la duración del préstamo. Los plazos típicos de los préstamos personales oscilan entre 12 y 84 meses. Y las cantidades de los préstamos suelen oscilar entre $1,500 y $100,000 dólares. Las tasas de interés, que pueden oscilar entre el 5% y el 36%, varían de un prestamista a otro.

Si usted tiene buen crédito, puede optar por un préstamo sin garantía (en inglés) con tasas de interés competitivas y condiciones de pago favorables. Si puede garantizar un préstamo personal con una garantía colateral, como una cuenta de ahorros o un certificado de depósito, puede optar por un préstamo garantizado. Sin embargo, tenga cuidado: si no puede pagar su préstamo personal garantizado, el prestamista puede reclamar su garantía colateral como pago.

Tenga en cuenta que, si tiene mal crédito (en inglés) y solicita un préstamo personal sin garantía, puede tener tasas y condiciones menos favorables. Tenga en cuenta que hay tarifas de originación y penalizaciones por pago anticipado que algunos prestamistas les añaden a los préstamos.

Préstamos sobre el valor neto de la vivienda

Un préstamo sobre el valor neto de la vivienda (en inglés) les permite a los propietarios pedir dinero prestado contra el valor que la casa ha acumulado. Normalmente, los préstamos tienen tasas de interés, plazos y pagos mensuales fijos.

Pero tenga cuidado al resolver un problema de dinero a corto plazo con el valor de su vivienda. Al igual que en el caso de una hipoteca, su casa es la garantía colateral de un préstamo sobre el valor neto de la vivienda. Por eso, si no paga el préstamo, el prestamista podría embargar su casa.

Modificaciones hipotecarias o de préstamo

Si sus dificultades financieras están afectando su capacidad de pagar la hipoteca, una modificación de la hipoteca (en inglés) puede ser una opción. Una modificación puede reducir sus pagos mensuales, recortar las tasas de interés o reducir el saldo principal. Asegúrese de entender cómo los cambios en los términos de su préstamo afectan la longevidad de su préstamo y la cantidad total que se debe.

Préstamos entre pares

Cuando necesita una pequeña cantidad de dinero, los préstamos entre particulares o entre pares (en inglés) pueden ser una mejor alternativa que utilizar una tarjeta de crédito o pedir un préstamo de día de pago. En lugar de pedir un préstamo a un banco o a una empresa de préstamos, los préstamos entre pares conectan a los prestatarios directamente con prestamistas individuales que financian préstamos en pequeños incrementos.

Sacar al intermediario puede permitir un proceso de préstamo más rápido y tasas de interés razonables para prestatarios con buen crédito. Pero si usted tiene un puntaje de crédito bajo, puede enfrentarse a tasas de interés más altas, a veces incluso superiores a la tasa APR promedio de las tarjetas de crédito (en inglés).

Pedirles dinero prestado a familiares o a amigos

Cuando el dinero escasea, los préstamos entre amigos o familiares (en inglés) pueden ser mutuamente beneficiosos. Incluso si usted tiene un mal historial crediticio, un ser querido puede estar dispuesto a concederle un préstamo sin intereses o a un interés bajo. Pero recuerde que un préstamo entre familiares sigue siendo un préstamo. Debe tener un contrato (aunque sea informal), acordar cómo va a pagar el préstamo (y cumplir con los pagos) y ser consciente de que el prestamista puede tener que pagar impuestos sobre los intereses que usted pague.

Antes de pedirle un préstamo a un miembro de su familia, sería una buena idea considerar los posibles riesgos que afectarían su relación, además de cómo pueden entrar en juego los impuestos.

Opciones más arriesgadas

Otras opciones de préstamo son los préstamos de día de pago o los adelantos de efectivo con tarjeta de crédito (en inglés). Estas opciones deben ser el último recurso para cubrir un gasto repentino. Estas son las razones.

  • Tasas de interés generalmente más altas — Dependiendo de las leyes estatales, los prestamistas de día de pago pueden cobrar unos $15 por cada $100 que se pidan prestado. Eso equivale aproximadamente a una tasa APR del 400% para un préstamo de dos semanas. Los adelantos en efectivo de las tarjetas de crédito suelen tener una tarifa por la distribución de los fondos (que oscila entre el 3% y el 5% o entre $5 y $10) junto con una tasa APR que puede ser más alta que la de las compras normales.
  • Términos de pago — Un préstamo de día de pago suele vencer en un plazo de dos a cuatro semanas. Y aunque usted puede tomarse su tiempo para pagar un adelanto de efectivo de una tarjeta de crédito, los intereses generalmente comienzan a acumularse tan pronto como recibe el adelanto de efectivo.
  • Recargos — Si no puede pagar un préstamo de día de pago a tiempo, el prestamista puede cobrarle cargos por demora, cargos por refinanciación y otros tipos de cargos. Además, si solicita un adelanto de efectivo, puede que se tenga que pagar una tasa de tramitación.
  • Impacto en el crédito — Los prestamistas de día de pago no suelen informar de su historial de pagos a las agencias de crédito, lo que no le ayudará a construir su crédito. Pero con un adelanto de efectivo, si usted paga tarde, esa información negativa puede aparecer en sus informes de crédito.
  • Su situación financiera podría empeorar — Si no puede pagar su préstamo o adelanto debido a las altas tasas de interés o a los cortos plazos de pago, podría terminar por empeorar su situación financiera.

Próximos pasos

Sería muy bueno que los prestamistas otorgaran préstamos sin interés o con intereses bajos a cualquier persona que sufra dificultades económicas, pero en general el sector financiero no funciona así. Tenga cuidado con los productos que se comercializan como “préstamos por dificultades financieras”, ya que a menudo estos conllevan costos elevados.

Si usted reúne los requisitos para ello, un retiro de fondos por dificultades financieras o un préstamo 401(k) podría ser una solución de menor costo para un gasto de emergencia importante, pero ambos tienen consecuencias financieras que debe tener en cuenta. Antes de comprometerse con cualquier tipo de crédito, asegúrese de que comprende el costo real del dinero que va a pedir prestado y de que tiene un plan sobre cómo va a pagar la deuda.

Si está decidido a seguir adelante con una de esas opciones, esto es lo siguiente que debe hacer.

1. Verifique sus puntajes de crédito. Esto puede ayudarle a hacerse una idea de si le aprobarán y qué tasa de interés puede esperar.

2. Hágase algunas preguntas que le ayuden a identificar el tipo de préstamo que mejor podría adaptarse a su situación financiera. 

  • ¿Es elegible para esa opción en particular?
  • ¿Cuánto va a costar el préstamo? ¿Habrá que pagar intereses o impuestos?
  • ¿Cuánto tiempo tiene para pagar el dinero?
  • ¿Cuánto dinero puede pedir prestado?

3. Busque y compare. Una vez haya decidido el tipo de préstamo que mejor se ajuste a su situación financiera, busque entre varios prestamistas. Por ejemplo, si se decide por un préstamo sobre el valor neto de la vivienda, deberá consultar a varios emisores de préstamos para encontrar el que tenga las mejores condiciones para su situación.

4. Solicite el préstamo. Una vez haya elegido el préstamo, es hora de presentar la solicitud. Puede ser bueno tener en mente un par de opciones en caso de que no le aprueben. Y tenga en cuenta que la solicitud de productos financieros podría dar lugar a verificaciones de crédito duras, lo que podría afectar un poco sus puntajes de crédito temporalmente.

Es importante que se tome el tiempo necesario para investigar todas sus opciones. Cuando se enfrente a una dificultad financiera, lo último que va a querer hacer es empeorar su situación pagando más de lo necesario por un préstamo.


About the author: Ashley Chorpenning is a personal finance writer and content creator. In addition to being a contributing writer at Credit Karma, she writes for solo entrepreneurs and Fortune 500 companies. Ashley has a Bachelor of Bu… Read more.